Guía redes sociales

Los trucos que no deberías perderte
Hemos recopilado para ti las recomendaciones que debes tener en cuenta en Redes Sociales: descárgalas aquí

¿Hay unas reglas exactas para comportarse en redes sociales?

La respuesta es no. No hay una ley escrita. Ni un manual de instrucciones, ni un protocolo de buenas maneras válido para cualquier persona y organización. Lo que sí hay son conjunto de recomendaciones propias de las comunidades digitales que encontrarás aquí y que te ayudarán en el momento justo y en el lugar adecuado.

¡Esperamos que te sirvan tanto como a nosotros!

Las normas que nunca deberías olvidar
Todo lo que publicamos en el entorno digital es público por lo que estará al alcance de todos.
La comunicación digital es abierta: tus mensajes pueden circular en múltiples direcciones. Evita pensar que tu actividad solo será tenida en cuenta por tu círculo más allegado.
En Internet nada desaparece del todo, el “borrar” no elimina tu contenido. Alguien puede haberlo visto antes y sacar un pantallazo.
Recuerda que las redes sociales también están para ayudarte y ofrecerte información, pero habrá cosas que te resulten más efectivas si las tratas por otros canales, como pueden ser las quejas o incidencias.
La sensibilidad en el entorno digital también es importante. Ten en cuenta el contexto y evita que la actualidad te juegue una mala pasada (accidentes, catástrofes, enfermedades, etc.)
Compararse y aprender de los demás, si es saludable, siempre es una buena idea.
Cada plataforma, sus normas
Poco a poco y pieza a pieza irás configurando tu presencia en las plataformas, no necesitas empezar con todas a la vez. Escoge las que más se adaptan a ti.
Ten claro el fin de cada una de las redes sociales para decidir si debes participar en ella o por el contrario dejarla pasar. (Instagram: belleza visual; Pinterest: almacén de ideas; Facebook: mantener contacto con amigos; etc.)
No es necesario tener una actividad intensa en toda las plataformas en las que tengas presencia.
En aquellas redes sociales en las que quieras potenciar tu presencia, te aconsejamos que participes más activamente y mantengas una frecuencia de publicaciones.
Aunque tú siempre eres la misma persona no te comportas siempre igual. ¡Esto mismo ocurre en las plataformas digitales, marca la diferencia entre unas y otras!
Mantén la coherencia en todas tus redes sociales. Tus opiniones y posturas no han de ser contradictorias entre una red social y otra.
Si publicas un mismo contenido en varias redes sociales no olvides adaptarlo a las peculiaridades de cada una (diferente tono, extensión, etc.)
Tú, nosotros y tu comunidad
La calidad de tus seguidores es más importante que la cantidad. (Por ejemplo: personas que compartan tus mismos intereses)
Aumentar tu comunidad mediante la estrategia del “te sigo, me sigues” va en contra de la creación de una buena marca personal.
Evita pedir que te sigan en tus publicaciones, darás una imagen de ser alguien que está más preocupada por aumentar su número de seguidores que por aportar valor.
Sé selectivo con aquellos a quienes sigues. En algunas redes sociales (como LinkedIn), seguir a gente que no conocemos personalmente es parte del networking, pero en otras no se entiende y carece de utilidad (como Instagram y Facebook).
Piensa dos veces antes de aceptar a un nuevo seguidor, asegúrate de que tiene algo que aportarte. Esto es vital en plataformas más selectas, como Linkedin.
Haz crecer tu red de contactos compartiendo contenidos de otros, añadiendo tus propias ideas a su información y mencionando a estos usuarios en tus propios contenidos.
Crea tu propia red de contactos siguiendo a aquellos perfiles con los que tienes intereses comunes o piensas que te pueden nutrir de información interesante para ampliar tu conocimiento.
Esto va de marca personal
Intenta utilizar el mismo nombre de usuario en todas las plataformas, eso te asegurará que tus amigos y conocidos sepan quién eres en cada escenario. (sí, ese que va con la @)
Si quieres darle un punto extra a tu biografía no dudes en incluir tu empresa y tus funciones, hablarán de ti más de lo que crees.
A la hora de especializarte, piensa en aquello que te apasiona y de lo que no dudarías en hablar en cualquier conversación. ¡Esa área es la elegida!
Expresar tu opinión y mojarte, siempre y cuando aportemos valor y no lo hagamos solo por desahogarnos, es positivo. Evita llevar siempre la razón, especialmente si eso implica debates innecesarios en público.
Tus perfiles sociales son tuyos, pero no es necesario que te menciones todo el tiempo ni seas el protagonista único de tus historias. Evita el personalismo.
Define previamente los temas sobre los que tratarán tus contenidos y no olvides dejar espacio para tus hobbies.
La cantidad de veces que hablas de un tema también te define. ¡Elige aquellos que realmente te interesen!
Tus temáticas van más allá de las modas pasajeras. Elige temas consolidados y con proyección, recuerda que tendrás que hablar de estos temas en numerosas ocasiones.
Conecta entre sí tus perfiles sociales, Twitter-LinkedIn por ejemplo, para aumentar tu alcance en la red.
Crea tu propia lista de fuentes de confianza y renuévala con el tiempo. Te ahorrará mucho tiempo de búsqueda de información.
Utiliza las listas de Twitter para mantenerte actualizado sin necesidad de seguir a sus integrantes.
Conecta tu mundo online con el offline. Intercambia tus perfiles sociales con otros invitados a un evento o taller, por ejemplo.
Para que tus contenidos luzcan más
Sácale partido a tus publicaciones y añade imágenes que las complementen. En la buscadores puedes encontrar algunas para inspirarte y también en bancos de imágenes. Y si no te convencen, anímate con la cámara.
Recuerda que la fotografía no lo es todo: nútrete de gráficos y otros elementos visuales para sintetizar información compleja. El espacio es limitado en la red, de modo que nunca pierdas la oportunidad de incluirlos.
Si quieres publicar una foto de otras personas, pídeles permiso antes de hacerlo. Te lo agradecerán, y raramente dirán que no.
Nadie va a esperar que tus imágenes o vídeos sean profesionales. Si las has hecho tú, seguramente le darán un toque de humanidad y naturalidad a tu contenido.
Combina formatos diferentes para innovar a la hora de contar tus historias: ni pongas siempre fotografías en todo, ni te quedes solo con un mero texto en todos tus contenidos. Ser diferente es un valor añadido.
Para ser siempre fiable al 100%
Indaga a través de hashtags para descubrir de qué se está hablando. Te ayudará a encontrar más contenido relacionado o a conocer a más personas que hablan de lo mismo que tú, ya sea una fecha señalada, un evento o un taller.
Echa un vistazo a las conversaciones que se generan con tus contenidos, pueden darte una pista de cómo lo estás haciendo.
Aunque no debes fijar tu actividad solo en ellas, seguir las tendencias y las noticias del día te ayudará a ser relevante en el momento justo.
Publica solo información contrastada y asegúrate siempre de que las fuentes que utilizas son 100% fiables. Tu contenido se verá reforzado y tu marca personal ganará credibilidad.
Cuando compartas un contenido de otro usuario menciona a quién pertenece. La sinceridad también es fundamental en el entorno digital.
Una mención siempre suele ir precedida de una @. Por ejemplo, si quieres mencionar a IKEA España, a través de @IKEASpain.
Aquellas personas y grupos a los que seguimos definen tanto nuestra reputación como las cosas que contamos en nuestro propio perfil. Evita los perfiles polémicos y sus contenidos incendiarios.
Para sacar punta y empezar a escribir
Publicar un contenido siempre es algo importante, tómate tu tiempo para decidir si le das a ‘Enviar’ o haces unos últimos retoques.
Antes de publicar recuerda a quién te diriges para que tu forma de comunicarte sea la mejor. ¿Es una marca… o es un usuario?
Si hay algo que es útil para ti, ¿por qué no lo será para los demás? Compartir contenidos es la mejor forma de poner en común conocimientos, aprendizajes y tener éxito en Internet.
Siempre es preferible calidad que cantidad. Contar cosas de utilidad e importantes requiere más tiempo y trabajo, pero su valor es mucho mayor.
El tono y el estilo, la forma que tienes de contar las cosas en Internet, es tan importante como lo que cuentas. Cuídalos para hacer de ellos un rasgo inconfundible de tu identidad.
Siempre es mejor escribir palabras y frases completas que abreviaturas que impliquen errores ortográficos. Los detalles marcan la diferencia.
Explica todo con tus propias palabras, incluso en los casos en los que el contenido sea de otro. Añade tu opinión si es necesario.
Todos tus contenidos deberán cumplir cuatro pautas: ser fácilmente comprensibles, invitar a la participación, ser breves y demostrarse útiles.
Utilizar hashtags siempre resulta útil (#), pero recuerda no abusar de estos elementos. En Twitter debería bastar con uno o dos, y tres como mucho para Instagram. También piensa en no forzarlo si no lo ves necesario o si no está conectado a ningún evento.
Y si buscas destacar...
Mantén el equilibrio entre el contenido propio y el compartido. Si solo compartes cosas ajenas, perderás tu esencia.
Emplea la programación de contenido si quieres mantener una regularidad en tus publicaciones.
La curación de contenidos ayuda a identificar contenidos de valor de fuentes externas que pueden ayudarte a la hora de crear el tuyo.
Utiliza acortadores para tus enlaces aunque no vayas a medir su rendimiento. Se mostrarán más pequeños y tu contenido tendrá una estética más cuidada.
Márcate un objetivo y unas tareas a medio-largo plazo para ir revisando tu evolución y tu crecimiento.
Analiza una vez al mes tus contenidos para tener una idea de qué es lo que más le interesa a tu audiencia.
Define previamente qué objetivo persigues con cada publicación (me gusta, generar conversación, que el contenido se comparta). Solo así podrás interpretar los indicadores de cada uno.
Últimos retoques para colaboradores
Tus perfiles sociales son solo tuyos. Mejor utilizar tu correo personal para crearlos que uno corporativo.
Tampoco es necesario, aunque estés muy comprometido con ella, que solo hables de tu empresa. Si replicas automáticamente todo lo que publica, sin aportar nada nuevo, tu perfil no tendrá valor propio y nunca sonarás creíble.
No hay problema en aparecer con el uniforme de IKEA en un vídeo o foto, siempre que sea en un contexto profesional (con tu equipo en la tienda, en un taller de equipo, etc.).
Otra forma de trabajar la notoriedad de tu perfil y contagiarte de la buena reputación de tu empresa es dar visibilidad a los perfiles sociales de tus compañeros.
El móvil será tu mejor aliado en esos momentos en los que tu vida online se cruza con tus obligaciones (inauguración de una tienda, asistencia a una conferencia, celebración de un cumpleaños, etc.).
Si acudes a una conferencia o evento, lánzate y publica algún tuit o crea una publicación en LinkedIn que hable de tu experiencia. Por cierto: si es a tiempo real, será todavía más relevante.
Aunque lo hagamos con la mejor de las intenciones, recuerda que no se está en redes sociales para hablar en nombre de la empresa o marca. Si te preguntan por algo que no conoces, es preferible derivar educadamente al área que corresponda o al perfil oficial.
Es importante no dar nombres personales o mencionar a compañeros para que resuelvan una tarea, queja o duda. Siempre es mejor referir al canal público oficial (página de empleo, página de contacto, página de…).
Compartir documentos de trabajo y aprendizajes en las plataformas internas es la mejor forma de ayudar a otros y de que estos nos reconozcan.
Las reflexiones y charlas de pasillo tendrán un efecto mayor si se exponen también en las plataformas internas donde todo el mundo está presente. Así encontrarás otros puntos de vista… o más gente que pueda compartir el tuyo.
Haz uso de herramientas en línea, como Google Drive o Dropbox. Te permitirán trabajar sin arriesgarte a que algo se pierda, con más personas, a distancia y a tiempo real.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies